Please upgrade your internet browser.

Our website was designed for a range of browsers. However, if you would like to use many of our latest and greatest features, please upgrade to a modern, fully supported browser.

Find the latest versions of our supported browsers.

You can also install Google Chrome Frame to better experience this site.

Maneras Saludables De Tratar Con La Humedad- Sus Articulaciones Y Musculos Se Lo Agradeceran


Ahora que el primer día de verano ha pasado, estamos entrando en algunos de los días más calurosos del año. Aquí en Florida y a lo largo de toda la costa del Golfo y el Caribe, la humedad a menudo viene con ese calor, un hecho con el cual los residentes de estas regiones están muy familiarizados. Mientras que la humedad en sí puede ser molesta, puede ser aún peor para aquellos con dolor de espalda y artritis.

Como Afecta la Humedad a el Cuerpo

Podría sorprenderle saber cuánto el clima puede afectar a nuestros cuerpos. Nuestras articulaciones contienen nervios sensoriales llamados barro receptores, que responden a los cambios en el clima. Cuando el clima cambia, la presión del aire cambia, y el cuerpo responde en consecuencia. Por ejemplo, cuando el clima es lluvioso y húmedo, la presión barométrica cae, haciendo que nuestros tendones, ligamentos y músculos se expandan. Los barro receptores de nuestro cuerpo responden, ayudando al sistema nervioso central a regular la resistencia de los vasos sanguíneos y las contracciones del corazón. Sin embargo, para aquellos que ya tienen dolor muscular o articular, la expansión de los músculos, tendones y ligamentos puede irritar las áreas ya sensibles.

Los altos niveles de humedad también pueden espesar la sangre, aumentando la presión en los vasos sanguíneos. Esto fuerza al corazón a trabajar más duro para bombear la sangre por todo el cuerpo. Los climas cálidos y húmedos como los de la costa del Golfo, el Caribe y partes de América Latina también causan sudoración excesiva, lo que puede ser problemático en este tipo de clima. Nuestros cuerpos producen sudor para mantenernos frescos, pero es sólo cuando el sudor se evapora que nuestros cuerpos se enfrían. Cuando ya hay un alto nivel de humedad en el aire, es difícil que el aire absorba la humedad de nuestra piel. Esto puede conducir eventualmente a una pérdida de líquido corporal y a la deshidratación. El cartílago articular y los discos en nuestra columna tienen alto contenido de agua, y la deshidratación puede disminuir la concentración de líquido, agitando cualquier artritis que pueda estar presente. La deshidratación en el calor también puede causar condiciones más graves como el agotamiento por calor y la insolación.

Aliviar los efectos de la humedad

Podrá pensar que el traslado a un clima más seco reduciría el nivel de dolor o malestar que sienta, pero no es necesariamente verdad. Los climas más secos a veces pueden reducir el dolor para aquellos que sufren de artritis, pero ningún clima le impedirá tener artritis. Hay maneras de ayudar a combatir los efectos de la humedad sin ir a tales medidas drásticas.

Probablemente ha escuchado esto varias veces antes, pero vale la pena repetir: beba mucha agua. Necesita mantener su cuerpo hidratado, especialmente si piensa pasar mucho tiempo fuera. Intente beber 1-2 vasos de agua por cada hora que esté fuera. Esto le ayudará a restaurar sus niveles de líquido y reducir la pérdida de agua.

También puede aprovechar el clima cálido en estas áreas y nadar. La natación es una gran forma de terapia para el dolor de articulaciones o espalda. Incluso podría considerar unirse a un programa de terapia de agua. Si usted tiene dolor de espalda o la columna, andar en bicicleta es también una gran forma de ejercicio de bajo impacto que es fácil para la espalda. Cuando no hace ejercicio, una almohadilla de calefacción también puede ayudar a aliviar las articulaciones y el dolor muscular.

La humedad puede ser una molestia, pero no tiene que impedirle de gozar del buen tiempo, soleado.